Vulnerabilidad de la mujer frente a la diabetes

Vulnerabilidad de la mujer frente a la diabetes

Vulnerabilidad de la mujer frente a la diabetes

Por: Valeria Szymanski, @valeriaszycu

 

Lejos de la equidad de género, a nivel mundial, la mujer sigue en una posición de vulnerabilidad  frente a las enfermedades crónicas debido al rol que desempeña en la sociedad poniendo en riesgo su vida. México no es excepción, las características culturales de la sociedad mexicana  inclinan a la mujer a un deficiente autocuidado que termina por afectar su calidad de vida y aumentar el riesgo de complicaciones asociadas a la presencia de hiperglucemia crónica.

 

De acuerdo con la última Encuesta de Salud y Nutrición, la mujer cuenta con una mayor prevalencia de diagnóstico previo de diabetes, esto puede no precisamente deberse a que existan en México más mujeres con diabetes que hombres, si no a que  mantiene mayor participación en actividades de prevención y detección oportuna… entonces, ¿por qué somos más vulnerables? para acercarnos a la respuesta hay que conocer algunos aspectos de relevancia:

 

  1. Las diferencias entre hombres y mujeres, no radican únicamente en aspectos biológicos sino que tienen un determinante cultural y social de peso, más aún cuando analizamos la situación en niveles socioeconómicos medios o bajos.
  2. La mujer con diabetes tiene 50% más riesgo de enfermedad cardiovascular comparada con hombres en la misma condición lo cual, en muchas ocasiones, es subestimado por el equipo médico que le atiende
  3. La mujer continúa desenvolviéndose en situaciones de desventaja social: menor participación en esferas económicas, sociales y culturales, lo que lleva a la dependencia económica. Además, la mujer con enfermedades crónicas tiene mayor probabilidad de separarse, divorciarse o ser abandonada por su pareja
  4. La mujer tiene mayor tendencia a la ansiedad y depresión
  5. La mujer, por su rol social, prioriza el bienestar de los otros frente al propio
  6. La mujer tiene un umbral del dolor más alto, por lo que suele subestimar la presencia de dolor o complicaciones crónicas asociadas

 

Al analizar los aspectos anteriores, diversas investigaciones nacionales e internacionales han concluido que los resultados en morbilidad (presencia de complicaciones) y mortalidad de la mujer con enfermedades crónicas está relacionada, en gran medida, con el rol que desempeña dentro de su esfera social y, principalmente, familiar poniendo en riesgo su propia vida (calidad y esperanza).

 

Las investigaciones muestran que debido a que la mujer se conceptualiza en la entrega a los demás antes que a ella misma, no busca que su familia genere cambios, sobre todo dietarios, para apoyar su nuevo estilo de vida, mientras que cuando el hombre es el que padece la enfermedad, toda la familia busca ser solidaria, priorizando la condición del padre de familia. Sumado a esto, la mujer muestra mayor resistencia a realizar ejercicio debido a la vergüenza de realizarlo en público y a que generalmente lo asocia a actividades propiamente de los hombres.

La mujer cuenta con un umbral del dolor más alto, esto no quiere decir que experimente las complicaciones asociadas a la diabetes en una menor intensidad – como suele pensarlo- sino que subestima el desarrollo de las mismas y por lo tanto suele atenderse cuando el daño se encuentra en etapas avanzadas, además el riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares (1era causa de muerte en el país) es mayor y generalmente no es atendido de forma correcta ya que habitualmente este riesgo aumentado se asocia al género masculino.

Finalmente, la mujer cuenta con mayor tendencia hacia la ansiedad y depresión en comparación con el hombre, lo que sumado a la presencia de una enfermedad crónica como la diabetes, disminuye el autocuidado predisponiendo a complicaciones.

 

 

Equilibrar los roles que desempeña la mujer en el entorno social y familiar permitirá y fomentará el autocuidado de su diabetes reduciendo las complicaciones crónicas asociadas. Las mujer es un actor clave en la prevención de enfermedades crónicas debido a su posición de “guardián de familia” por lo que desde edades tempranas se debe fomentar en ella la cultura de vida saludable.  Está en las manos de todos nosotros buscar la equidad de género, no sólo para llevar una convivencia pacífica, sino también para salvar vidas.

 

REGRESAR A BLOG VIDA SALUDABLE

 

Bibliografía

1.- Instituto Nacional de Salud Pública. Encuesta  Nacional de Salud y Nutrición. 2012

2.- Salcedo A, García J, Frayre M, López B. Género y control de diabetes mellitus 2 en pacientes del primer nivel de atención. Rev Med Inst Mex Seguro Soc 2008; 46 (1): 73-81

3.- Secretaría de Salud. Género y salud en cifras. 2009

4.- Keeling A, Dain K. International Diabetes Federation –Putting Women and Diabetes on the Global Agenda. Touch briefings 2010: 10- 12

5.- Vlassoff C. Gender Differences in Determinants and Consequences of Health and Illness. J Health Popul Nutr. 2007 Mar; 25(1): 47–61.

6.- European diabetes leadership forum. The diabetes epidemic and its impact on Europe.  Copenhagen. 2012. Disponible en: http://www.oecd.org/els/health-systems/50080632.pdf

7.-  International Diabetes Federation. Women and Diabetes Issues. Disponible en: https://www.idf.org/women-and-diabetes/issues

8.- Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Principales causas de mortalidad por residencia habitual, grupos de edad y sexo del fallecido. Disponible en: http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/registros/vitales/mortalidad/tabulados/ConsultaMortalidad.asp

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPrint this page