Ejercicio y Diabetes

ejercicio

¿Realizas actividad física o ejercicio? ¿Te habías preguntado esto? El término “actividad física” se refiere a cualquier movimiento producido por los músculos que  hace gastar una mayor cantidad de energía, son actividades derivadas de la profesión, hogar, ocio y transporte. El “ejercicio”, por otra parte,  es aquella actividad realizada con un propósito (para mejorar la condición física, fortalecer los músculos, bajar de peso, etc), que es planificada y estructurada y tiene efectos positivos en la salud, incluyendo el control de la glucosa sanguínea.

 

El ejercicio es un pilar en el tratamiento de la diabetes debido a que ayuda a disminuir los niveles de glucosa en sangre requiriendo una menor cantidad de insulina para lograr los efectos deseados, esto quiere decir que si tus reservas de insulina son pocas (como ocurre en la diabetes tipo 2), hacer ejercicio te permitirá ahorrar esas reservas y tener insulina por más años al mismo tiempo que mantienes tu glucosa en control. En Diabetes tipo 1, el ejercicio causa que la insulina inyectada sea recibida de mejor manera por las células por lo que se debe ajustar la dosis al ejercicio con el objetivo de prevenir hipoglucemias.

ejercicio diabetes

Beneficios del ejercicio en Diabetes:

  1. Reduce los niveles de glucosa sanguínea al facilitar la captación de ésta por parte de las células
  2. Mejora la sensibilidad a la insulina lo que ayuda a “ahorrar reservas” por más años
  3. Regula la presión arterial, una de las comorbilidades más importantes en Diabetes
  4. Ayuda a aumentar el colesterol bueno HDL, generalmente disminuído en Diabetes
  5. Disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular, la causa de mortalidad más significativa en Diabetes
  6. Disminuye la depresión y la ansiedad, padecimientos 2 veces más recuentes en personas con Diabetes
  7. Reduce el estrés. El estrés es negativo en diabetes ya que propicia el descontrol glucémico
  8. Ayuda a mantener un peso saludable
  9. Ayuda a dormir mejor
  10. Incrementa la fuerza, resistencia, flexibilidad y condición física.

 

Tipos de ejercicio

Hay 3 tipos de ejercicio: aeróbico, anaeróbico y de flexibilidad.

  • Ejercicio Aeróbico

El ejercicio aeróbico es aquel ejercicio que comprende contracciones de los grandes músculos y utiliza oxígeno para su realización. Este tipo de ejercicio es el que tiene mayor efecto en el control de la glucosa sanguínea.

Ejemplos:  natación, ciclismo, caminata, atletismo, elíptica, etc

RECOMENDACIÓN DIABETES: Realiza mínimo 150 min / semana. Puedes repartirlos idealmente en 5 días a la semana, de 30 minutos cada sesión.

AMDTips: No dejes pasar más de 2 días sin realizar ejercicio aeróbico para mantener los efectos en tu glucosa.

 

  • Ejercicio Anaeróbico

El ejercicio anaeróbico es aquel que no requiere oxígeno de manera constante, como por ejemplo, levantamiento de pesas, carreras, nata­ción o ciclismo en pruebas cortas y muy rápidas, aparatos de fuerza y ejercicios funcionales. Este tipo de ejercicio ayuda a mantener el tono de los músculos y la masa muscular en un nivel óptimo.

RECOMENDACIÓN DIABETES: Realiza ejercicios de fuerza al menos 2 veces a la semana sumado a una rutina de ejercicio aeróbico.

 

  • Ejercicio de flexibilidad

El ejercicio de flexibilidad ayuda a mantener los músculos y articulaciones saludables, es muy útil cuando se presentan complicaciones asociadas a la diabetes, sin embargo siempre es necesario tener las precauciones pertinentes.

 

Monitorización de la glucosa sanguínea

Es importante llevar a cabo el automonitoreo de la glucosa antes de realizar ejercicio físico para saber si es correcto ejercitarnos en ese momento o si es necesario estabilizar nuestros niveles de glucosa sanguínea antes de hacerlo.

Evita realizar ejercicio en estas situaciones:

  • Glucosa mayor o igual a 250 mg/dl
  • Días de enfermedad (fiebre, gripe, diarrea, vómito)
  • Presión arterial mayor a 150 /100 mmHg

 

Si antes de realizar ejercicio tu glucosa es ≤ 100 mg/dl, come algún alimento que contenga 15g de carbohidratos como una fruta o una barra de cereal para prevenir un episodio de hipoglucemia durante el entrenamiento. No olvides revisar tu glucosa terminada la rutina de ejercicio para verificar si es necesaria una intervención para prevenir hipoglucemia.

 

Toma tus precauciones

  • Visita a tu médico antes de comenzar una rutina de ejercicio, él es quien debe prescribir tu rutina y hacerte pruebas de esfuerzo
  • No olvides medir tu glucosa antes y después del ejercicio con ayuda de un glucómetro
  • Utiliza calzado y calcetines adecuados
  • Si tienes alguna complicación como ateroesclerosis, hipertensión, retinopatía, neuropatía, pie diabético, etc. pregunta a tu médico los ejercicios más recomendables para prevenir su progresión

Recuerda que si no realizas ejercicio aún, puedes empezar poco a poco hasta alcanzar la recomendación. Lo más importante es que no te desanimes y que comiences a moverte para mejorar tu control de glucosa y tu salud.

¡Tú puedes lograrlo!